ALIANZA LATINOAMERICANA FRENTE AL FRACKING

Don Jumento comparte con ustedes la segunda parte de un trabajo realizado en conjunto con la Fundación Alma y La Alianza Latinoamericana Frente al Fracking. 

En los últimos días del mes de septiembre de 2018, delegados de la Alianza Colombiana frente al fracking se reunieron en Denver, Colorado, para reafirmar sus intenciones de seguir generando alianzas internacionales entre miembros de comunidades rurales afectadas por esta práctica, comunidades académicas y políticas, y en general, defensoras y defensores de la vida, el agua y la naturaleza. Como alianzas mantienen el propósito de la defensa de los territorios y como su eje central, el agua como bien de uso común.

Mientras a principios del mes de octubre Andrés López Obrador descartó el uso del fracking en la extracción del gas y el petróleo en México, en Colombia Cambio Radical presentó proyecto de Ley para agilizar los licenciamientos ambientales eliminando del trámite actual el diagnóstico de alternativas ambientales. El 27 de septiembre además, Colombia se abstuvo de firmar el Acuerdo de Escazú, sobre el acceso a la información, la participación pública y el acceso a la justicia en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe.

En los primeros días de octubre de este año, tuvo lugar en la Plaza de Bolívar, en Bogotá, un performance cuyo objeto fue hacer explícita la manera en que opera “la dictadura minero energética” en Colombia. Este evento surge como respuesta de algunos sectores ambientalistas y defensores de territorios, ante la decisión del Gobierno en la que se alude que las consultas populares de los niveles locales y departamentales deben ser financiadas por los propios entes territoriales. Esta decisión política ataca el derecho fundamental a la participación a la disponibilidad presupuestal de los municipios y además, al presentarlo como un conflicto de competencia, la decisión inhibe a los municipios de financiar a muto propio las consultas hasta tanto este conflicto no fuera dirimido.

El trámite hoy continúa pendiente en el Consejo de Estado, lo que ha dejado en vilo al menos a 10 consultas en el orden nacional. Sin embargo, ante este escenario de limitada participación política en la toma de decisiones del orden local territorial, las consultas de San Bernardo y Fusa, ambos municipios de Cundinamarca, tendrán lugar en el mes de octubre de este año para que la comunidad tome la decisión de si quiere o no que se haga Fracking en su territorio; esta posibilidad democrática es consecuencia de dos acciones de tutela lideradas por el TERREPAZ, grupo de investigación que articula profesionales, colectivos y líderes y lideresas comunitarias de la provincia del Sumapaz.

Mientras el gobierno colombiano sigue ignorando la necesidad de una transición energética y desconociendo las exigencias territoriales, políticas y académicas por mantener territorios sanos y libres de aguas represadas y contaminadas, la gente se sigue organizando para exigir sus derechos territoriales; continúan en trámite las consultas de San Martín, César y Barrancabermeja, Santander y siguen en pie muchas otras iniciativas comunitarias que reivindican la vocación agraria, pecuaria y pesquera de esta Colombia profunda, caracterizada por suelos fértiles, bosques espesos y ríos exuberantes.

#ColombiaLibredeFracking