Taller de escritura. La casa del garabato

Interesa que este experimento contribuya a: enfrentarse a la página en blanco sin miedo, ni pereza; ejercitar los procesos creativos o “soltar la mano”; encontrar procedimientos personales y colectivos de aprendizaje y socialización de experiencias; y, por último, establecer espacios de “entrenamiento” cotidianos.
Es de interés para este Taller esforzarse por replantear la idea romántica de que para escribir solo basta la inspiración y la emocionalidad sensible. Es cierto, por su puesto, que sin motivación, sin obsesiones e intuiciones, la escritura no resulta visceral. Es claro, también, que como cualquier otra experiencia artística, la escritura necesita del trabajo arduo, constante y apropiado con el lenguaje y sus diversas manifestaciones expresivas.