RESIGNIFIK2: POR LA RECONCILIACIÓN Y EL DESARROLLO SOCIAL

*Fundación Táctica de Paz

Con el ánimo de contribuir con el fortalecimiento del tejido social y la transformación de imaginarios, en pro de la reconciliación en los territorios, nace Resignifik2 como un programa que busca minimizar y transformar los estereotipos sociales negativos, formados a partir de ciertas configuraciones sociales. El fin del programa es generar nuevas dinámicas de inclusión e igualdad a través de la fotografía, la poesía y el Street Art.

Esta iniciativa educativa fue ganadora de la Beca “Creación, arte y cultura en la transformación de imaginarios”, otorgada por la Secretearía de Cultura, Recreación y Deportes de Bogotá D.C., en una alianza establecida con IDARTES y el centro de Memoria, Paz y Reconciliación. En ese contexto, Resignifik2 se desarrolló en la localidad de Usaquén con excombatientes de las FARC. Se eligió este territorio para su implementación debido a su diversidad, ya que en la misma localidad conviven personas de diferentes estratos sociales y distintos grupos poblacionales.

Una de las razones que llevan a que la Fundación Táctica de Paz priorice el trabajo en la localidad de Usaquén parte de los resultados obtenidos durante el plebiscito del 2016: las cifras demuestran que mientras en las poblaciones más afectadas por el conflicto, la mayor parte de la población apoya el proceso de paz; en la ciudades, en donde supuestamente se siente más lejano el conflicto, hay rechazo hacia dicho proceso.  Un proyecto cultural y artístico como el que proponemos, puede contribuir a generar empatía entre los distintos grupos poblacionales que existen en la localidad y, mediante el lenguaje artístico de la fotografía, abrir espacios de diálogo entre quienes se sienten ajenos al conflicto y quienes lo vivieron.

La implementación del programa nos permitió interactuar con un grupo de excombatientes con quien tuvimos la oportunidad de desarrollar diferentes talleres de sensibilización y reflexión sobre la significación y la resignificación desde la semiótica hacia el lenguaje simbólico de la fotografía. Del mismo modo, se hizo una reflexión relacionada con el proyecto de vida de quienes han estado en la guerra como miembros de un grupo y vuelven a la vida civil. Los talleres también incluyeron la realización de una galería itinerante.

De igual forma, se realizó un ejercicio de escritura creativa sobre poesía imaginista para la configuración de imaginarios colectivos y el fortalecimiento de las competencias emocionales. El ejercicio práctico consistió en transformar una imagen que tenía un contenido negativo, construyendo un mensaje poético en positivo, cada texto se usó para acompañar las imágenes que se expusieron en la calle posteriormente.

Luego de los talleres y la impresión del material en gran formato, se hizo la instalación en la localidad de Usaquén por toda la Séptima desde la calle 107 hasta la 164. Allí tuvimos la oportunidad de tener contacto con la gente que iba pasando: se acercaban a preguntar de qué se trataba el proyecto, y se establecieron, así, conversaciones reflexivas a partir de la fotografía y los transeúntes quienes resaltaron el valor social de la propuesta.

Así mismo, se percibe la importancia del arte como instrumento de comunicación para el acercamiento a la comunidad, por su potencial para despertar las emociones, y convertirse así en un medio para fortalecer las educación emocional de los ciudadanos. Desde la comunicación asertiva a través del arte, es posible sensibilizar las emociones de aquellos que no vivieron la guerra para que el perdón y la reconciliación se logre fortalecer en la convivencia de los territorios.

Para poder escribir un nuevo capítulo en la historia de Colombia, es necesario propiciar espacios donde podamos escuchar las distintas versiones sobre la guerra y comprender las causas que originaron el conflicto armado, los actores involucrados, las consecuencias de la violencia y, desde una mirada más empática y asertiva, construir un verdadero camino hacia la reconciliación. Las experiencias educativas y artísticas son herramientas poderosas para crear escenarios que propicien el diálogo, la reconciliación y la resiliencia, con el propósito de tejer nuevas formas de relacionarnos en busca de una convivencia pacífica.

Resultados del proceso

La palabra en sí misma es la necesidad de expresar lo que de otra forma no puede ser dicho, aquí una muestra de la liberación artística de un excombatiente que encontró refugio en un papel y un lápiz.

En medio de la reflexión de resignificación y cómo podríamos usar la imagen para cambiar una idea o mostrar lo que hubiéramos querido que fuera diferente, este hombre a quien su medio rostro se lo llevó una granada, tomó la cámara e hizo una selfie.

Las personas que están en la etapa de reincorporación reciben una renta básica mensual equivalente a 90% del SMMLV (cerca de $620.000), siempre y cuando no tengan un vínculo contractual que les genere ingresos, de modo que no pueden emplearse. Por ello, han optado por desarrollar algún tipo de iniciativa que les permita solventar un poco mejor los gastos. Sin embargo, el bajo ingreso, la cláusula de no empleabilidad y el hecho de no tener una vida crediticia, complica la iniciativa de emprendimiento. Aun así, esta foto revela el compromiso del grupo por reincorporarse a la vida civil: aquí vemos un armario con algunos elementos para la elaboración de escobas y traperos con el fin de conseguir recursos para seguir construyendo el camino hacia la paz.

Una de las cosas que nos llamó la atención es la forma en cómo se organizaban para realizar las tareas de la casa, cada uno tenía sus funciones y las ejecutaba según se establecía; las tareas eran iguales para hombres y mujeres indistintamente: “de la misma manera que lo hacíamos en el monte” afirma la líder de la casa.

Cada quien en esta etapa vive su resiliencia y su entusiasmo de manera diferente, pero hay algo en lo que todos coinciden y es que no quieren volver a la guerra, ni a empuñar un fusil. La guerra les había dejado en pausa la posibilidad de tener una familia y regresar a la vida civil les ha devuelto la esperanza para forjar un camino a las nuevas generaciones. En la siguiente foto vemos a una mujer que gesta una nueva vida que nacerá en un país diferente.

Tras pasar la mitad de la vida en la guerrilla y 7 años en la cárcel, don Samuel entiende y reconoce el preciado valor de la libertad como uno de los mayores tesoros que tiene le individuo.

La mayor parte de las personas con las que trabajamos esta versión del proyecto Resignifik2 están en condición de discapacidad, motivo por el cual nos trasladamos los talleres a la casa donde están alojados. Esta foto muestra a dos de los participantes haciendo algunas capturas con una cámara digital; lo que no revela la foto, es que lo hacen sentados en una cama porque su discapacidad no les permite ponerse en pie.

Si ver a un excombatiente de las FARC apuntando para hacer una captura fotográfica en vez del disparo de un fusil no nos genera un aliciente de esperanza entonces … ¿qué puede hacerlo?¡Ha llegado el momento de reconciliarnos!

*La Fundación Táctica de Paz nace en el marco del plebiscito por la paz en el año 2016, con el ánimo de sumar fuerzas a la iniciativa de ser parte de una generación cansada de la guerra. Es entonces cuando tres docentes investigadores deciden emprender una búsqueda para generar escenarios de dialogo con sus estudiantes reconociendo en primera instancia la escuela como un territorio de promoción de paz y tejido social. Con el tiempo la iniciativa se ha extendido a trabajar con diversas comunidades propiciando escenarios de reconciliación donde el arte y la tecnología han jugado un papel fundamental.